Grupo Joven

Corrían principios del año de 1985, cuando un grupo de jóvenes, movidos por el amor a sus titulares, además de la afinidad y atracción que les causaba su Hermandad, trasladan sus inquietudes y deciden plantear a los mayores y personas que gobernaban la Hermandad en aquellos años, el agruparse y fundar un colectivo que desde la perspectiva, inquietudes y dinamismo propio de su edad colabore fundamentalmente, a desarrollar los fines y objetivos de la Hermandad, impulsando y fomentando la participación de los jóvenes en la vida y actividades de la Hermandad, desarrollando actividades basadas en aspectos y contenidos de tipo religioso, cultural, formativo, y social, siendo este grupo un importante apoyo de trabajo para la Junta de Gobierno.

La Junta de Gobierno, ven en ellos entusiasmo y ganas de trabajar, ve ilusión y ánimo, y también miran hacia el futuro, advirtiendo en ellos esa vitalidad y energía que aquellos jóvenes adolescentes encerraban dentro de si. Aquellos hombres vislumbraban en la predisposición, ideas y sentimientos de aquellos muchachos sabia nueva que toda Hermandad precisa para el día de mañana, y así ir instruyendo un posible relevo generacional y natural dentro toda corporación.

Según acta del cabildo de oficiales del 31 de enero de 1985, en el primer punto del orden del día, después de dar lectura de los nuevos componentes y sus correspondientes cargos de la nueva junta de gobierno presidida por nuestro hermano Don Gonzalo Cabezas Fuentes, se propone la creación de un Grupo Joven en la Hermandad, propuesta que fue aceptada por los asistentes.

Así fue como días más tarde, el 6 de febrero del año 1985, se constituye oficialmente el Grupo Joven de la Hermandad de Paz y Caridad, según recoge el acta fundacional, al cual asisten junto con aquel grupo de jóvenes, el Hermano Mayor Don Gonzalo Cabezas Fuentes y el Director Espiritual de la Hermandad, Rvdo. Don José Fernández Flores.

Pues bien, con esa ilusión, buenos propósitos tanto por los jóvenes y los mayores que conformaban las Junta de Gobierno se empieza a trabajar, y se les da su espacio a los jóvenes, se empiezan a reunir en la casa hermandad, se promueven varios proyectos y actividades; rifa para obtener beneficios para la hermandad, charlas-coloquio sobre la semana santa, acompañadas de proyección de diapositivas, ayudar en lo posible al montaje de los pasos, a participar en el quinario, de charlas-coloquio sobre problemas actuales de la juventud…, colaboración con otras asociaciones de jóvenes estepeños que existían por aquellos años como eran los boys-scout católicos realizando actividades en común como pudieran ser; recogida de alimentos para el asilo u otro tipo de actividades altruistas.

Aquellos miembros que formaban el grupo en sus primeros años de existencia y desde los inicios de su fundación dan forma, fondo y carisma al mismo, los integraban varones de unos dieciocho a veintitantos años, con vinculación a la hermandad por varios motivos y circunstancias, jóvenes estepeños con inquietudes cofrades que se acercaron a la hermandad siendo en aquella ocasión la primera vez que se relacionaba con este tipo de asociación, chavales que siendo vecinos del barrio de Los Remedios donde se criaron; sentían y querían vivir la Hermandad desde dentro, y así participar y aportar esfuerzos y dedicación , a la Hermandad que representaba las imágenes de sus devociones que desde pequeños habían vivido tan cerca y que habían envuelto muchas de las vivencias cofrades de su infancia, acompañados también de aquellos jóvenes que desde su niñez descubrieron la Hermandad de la mano de sus padres que desempeñaban funciones dentro de la misma a través de su Junta de Gobierno.

No se tardaría mucho tiempo cuando empiezan a nacer proyectos propios del Grupo Joven que con el tiempo han llegado a convertirse en la Hermandad a día de hoy en clásico y tradicional, como es el Pregón a María Santísima de la Esperanza, en la fecha más próxima a la Onomástica de la Esperanza, así como la ya tradicional fiesta del viernes de la Octava. Fiesta, en la que se pretende dar en la noche del viernes cuando daba comienzo la fiesta del mes de mayo del barrio de los remedios, una alternativa más de diversión a la juventud estepeña, y con el beneficio de la misma para cubrir los gastos que ocasionaban todos estos proyectos propios, para así disponer de su propia financiación.

Así es como acaba la década de los ochenta y comienza la de los noventa. Es en este tiempo cuando a iniciativa del Grupo Joven surge la idea de incrementar el patrimonio de la Hermandad, embarcándose dicho grupo en un proyecto ambicioso y de un coste considerable, como fue la adquisición de dos Guiones bordados con mástil de plata; uno que representara el carácter sacramental de esta Archicofradía y el otro que representara a la Juventud, ambos realizados en el taller de Coria del Rio por MEJIAS JAPON, y así fue como en la estación de penitencia de la tarde-noche del Jueves Santo del año 1993 se estrenaron ambos estandartes.

A principios de la década de los noventa el Grupo Joven es ya un conjunto consolidado e integrado dentro de la Hermandad. El día a día, el trabajo y las tareas propias de la cofradía, han unido a jóvenes y junta de gobierno.

Es a principios de esta década en la que se produce un gran acercamiento de la juventud hacia las hermandades, una época en el que se incrementa el número de miembros del Grupo Joven además de crearse, nuevos Grupos Jóvenes en otras hermandades estepeñas, y en el aumento de miembros se suma la incorporación del genero femenino, ya que hasta el año 93 la gran mayoría de miembros que engrosaba el Grupo Joven eran varones.

Son estos años de gran actividad y dinamismo en dicho grupo con un ritmo de trabajo importante tanto el Grupo Joven en particular como la Hermandad en general. Se sigue adelante con los proyectos ya creados, además de ir incrementando la nomina de actividades, como fue la primera edición del Boletín Cuaresmal de la Hermandad que cada año el Grupo Joven es el encargado de publicar y financiar; boletín en el cual intenta reflejar las actividades, información, opinión y acontecimientos que a lo largo de un año se ha producido en la Hermandad y cofradía.

Es época esta también en la cual, debido a la creación de más grupos jóvenes de las demás hermandades de Estepa, surge en el ánimo de la juventud estepeña y a iniciativa del Grupo Joven Paz y Caridad, realizar al menos un encuentro al año de Grupos Jóvenes, en los cuales se pusieran de manifiesto la importancia de las relaciones y la convivencia entre los jóvenes de las distintas hermandades estepeñas y así compartir inquietudes y confraternizar entre los miembros de los distintos grupos.

Se llega a la mitad de la década de los noventa, cumpliendo ya los diez años de existencia manteniendo los proyectos creados hasta la fecha que junto con las nuevas ideas que aportan los nuevos miembros y respectivos delegados de juventud se traspasa el ecuador de los noventa, celebrándose un año especial como fue la conmemoración de los cien años en que la titular de la hermandad, María Santísima de la Esperanza, estaba entre nosotros y con motivo de tal efeméride la Junta de Gobierno organiza un programa de conferencias y de actos que abarcaría todo el año, clausurándose dicha conmemoración con la salida procesional, de María Santísima de la Esperanza por las calles de Estepa un siete de septiembre del año 1996. Tanto en la salida procesional como en los actos celebrados durante el año, siempre la hermandad hizo participe al Grupo Joven.

Es con motivo de este centenario, y celebración de dicha efeméride cuando el Grupo Joven acuerda adquirir un manto de capilla para la Santísima Virgen, que sería estrenado el día del traslado desde la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción hasta la Iglesia de los Remedios, para su posterior salida procesional el 7 de septiembre de 1996.

Y acaba la década de los noventa con la culminación de una preciosa idea como fue la adquisición de esos tres rayos que coronan la cabeza de Santísimo Cristo, que simbolizan la divinidad de nuestro señor Jesucristo, y que el Grupo Joven ofrendo y ofreció a su titular, portándolas por primera vez en la tarde-noche del jueves santo del año 2000. Unas potencias que fueron realizadas en los talleres sevillanos de los Hermanos Marmolejo.

Fue esta una época de muchísimo auge en el grupo ya que el número de miembros aumentó de forma considerable, además de conservar ese espíritu vital y enérgico que mutuamente se difundían entre sus miembros, al mismo tiempo que emanaban ideas y inquietudes nuevas, llegando a una dinámica y ritmo de trabajo destacable, tanto en la hermandad en general como el Grupo Joven en particular, apoyando todos los proyectos de la Junta de Gobierno.

Acaba una década y comienza otra abriendo las puertas e inaugurando un nuevo milenio, siguiendo con la misma dinámica y manteniendo todas las actividades creadas por el grupo a lo largo de sus 15 años de historia.

Es a principios de estos años cuando se produce unos los hechos más destacables e importantes de la historia más reciente de la Hermandad, como fue la concesión de la Coronación Canónica de María Santísima de la Esperanza, por parte de la autoridad eclesiástica en la Semana Santa del año 2001 y que se hace efectiva una tarde del siete de Septiembre del año 2002 con la celebración del Pontifical de Coronación presidiendo la Sagrada Cátedra el entonces Arzobispo de Sevilla Archidiócesis de Sevilla Fray Carlos Amigo Vallejo.

Desde que tiene conocimiento la Hermandad de la concesión de la misma, se pone en marcha un extenso programa de actos preparatorios entorno a lo significa, simboliza y radica el sentido una Coronación Canónica.

Es en este amplio programa de actos, también hay hueco y tiene su espacio el Grupo Joven con la organización y coordinación de uno de ellos.

En aquella ocasión se trataba de congregar a todos los pregoneros de la Semana Santa de Estepeña nacidos en esta ciudad, bajo el titulo de “ Diálogos con la Esperanza”, en el cual volverían a recitar el fragmento que en su día dedicaron a la Virgen de la Esperanza en su pregón de Semana Santa, o bien pronunciar aquellos sentimientos que nunca llegaron a plasmarse en dicho pregón, pero que pasados los años ese corazón pregonero siente la necesidad de escribir nuevas sensaciones y sentimientos hacia ella.

Una vez más se puso de manifiesto la confianza que la Hermandad siempre ha tenido en su Grupo Joven, desde que se fue gestando la idea de Coronar a María Santísima de la Esperanza, integrando en la Comisión de Coronación Canónica a dos miembros de dicho Grupo.

Van pasando los años y se va caminando en la misma línea, sin darnos cuenta va pasando el tiempo, y se van produciendo poco a poco cambios generacionales, se van acabando unas etapas y van comenzando otras, tanto en la Junta de Gobierno como en el Grupo Joven.

Poco a poco se van produciendo relevos generacionales, y así el Grupo Joven queda en su mayoría formado por una generación, que naturalmente no es ya la de sus comienzos y principios de su fundación, sino una generación que ha nacido y vivido la hermandad conociendo un Grupo Joven consolidado, integrado y asentado en la cofradía.

Corre la mitad del segundo milenio aproximadamente el año 2005 cuando nacen y surgen nuevas inquietudes, se van añadiendo actividades no ya puramente cofrades y capillitas, o meramente culturales, sino que además surge el deseo de participar, apoyar y auxiliar en la medida de lo posible, a asociaciones desfavorecidas de nuestra sociedad o que necesitan económica y moralmente un apoyo para seguir luchando por una causa concreta. Es así como unos jóvenes van tomando un contacto más directo, no ya con su propia Hermandad, sino además participando y colaborando con otras asociaciones que lo necesitan, es así como poco a poco van adquiriendo de las enseñanzas y comienzan andar por un camino abierto por la Junta de Gobierno de esta hermandad años atrás, cuanto a labor caritativa se refiere.

Es así y con ese espíritu solidario como la juventud empieza a reforzar y practicar la caridad cristiana, a través de la hermandad poniéndose así de manifiesto, un claro compromiso cristiano y social que a través de la cofradía la cual siempre lo practico durante toda su historia. Pues ante estos antecedentes y con la actitud solidaria el Grupo Joven decide ponerse en contacto con la Asociación Niemann- Pick España. Una Asociación de padres que trata de luchar en pro de la investigación sobre esta enfermedad que padecen algunas personas y que se encuentra dentro de las enfermedades denominadas como “raras”. La colaboración por parte del Grupo Joven es la organización de fiestas benéficas, mercadillos solidarios y rifas para recaudar fondos para dicha asociación.

En otro orden de cosas y haciendo referencia a otras actividades en estos años se celebra la primera Cruz de Mayo en el barrio de los Remedios. Proyecto este, que surge en el ánimo de los más jóvenes, mostrando así un deseo de establecer y celebrar el día de la Cruz, al estilo y costumbres propias y semejantes a las ya tradicionales e importadas de la vecina provincia de Córdoba.

Es esta una celebración en la que cofradía y barrio confraternizan alrededor de la Cruz que se posa en la calle Roya, adornando la misma con masetas, flores, mantones y diversos objetos de decoración que las vecinas aportan, y entorno a ella; a la Cruz, acicalada cada año con flores y adornos diferentes se canta y se baila, transcurriendo la jornada, entre juegos de niños y tertulias de jóvenes y mayores, una jornada en la que se convive y se conbebe, en el que alrededor de la Cruz se realiza un acto de convivencia y fraternidad, y en este caso particular ese vinculo que debe de existir entre un barrio y una hermandad.

Va terminando, la primera década del segundo milenio y corre el año 2008, cuando dicho Grupo Joven, realiza la aportación al patrimonio de la hermandad como es el lábaro o estandarte que simboliza y recuerda la Coronación Canónica de Ntra. Sra. de la Esperanza.

Hemos comprobado como las distintas generaciones han ido aportando cada una su granito de arena, según los momentos y las circunstancias, dependiendo en gran medida de las realidades y circunstancias en las que vivían sus miembros tanto en lo social como en lo cofrade. Llegamos a la actualidad, con un Grupo Joven perteneciente a una generación que no ha vivido como es natural los inicios del mismo, con una generación que coexiste en un ámbito, en unas circunstancias, y en una realidad social y cofrade diferente a la que podía existir hace veinticinco años. Han pasado treinta años, y hemos comprobado la evolución a través de tiempo de la trayectoria del Grupo Joven de Paz y Caridad y de la propia Hermandad.

Delegados del Grupo Joven

José Joaquín Luque Jurado.
Francisco Javier Merat Olmedo .
Miguel Cano Borrego.
Fernando Díaz Ramírez.
Antonio Jesús Fernández Luque.
Joaquín Jesús Fernández López.
Remedios Haro Marín.
Eduardo Casado Fernández.
Cristo Samuel Rueda Fernández.